¿Qué es austeridad? A propósito del estancamiento del 2do Trimestre

Afirmar, como lo hizo el Presidente, que la austeridad genera crecimiento (0.1%) muestra que dejarle la interpretación de los indicadores económicos a un político, es como dejar la paz a un militar.

El presidente insiste en que su gobierno es austero. No está claro a qué se refiere porque, fiel a su costumbre, el concepto que da de austeridad cambia con frecuencia de mañanera a mañanera.

En ocasiones dice que austeridad es disminuir el gasto, en otras dice que es que los funcionarios públicos ganen salarios para vivir en la medianía, mientras que a veces dice que es reducir la burocracia, y así sucesivamente.

Permítaseme proponer un concepto de austeridad en gasto público. Para ser pragmático, un gobierno austero es aquél que reduce el gasto neto total en términos reales, es decir, que disminuye el tamaño del Estado (que dicho sea de paso, es lo que haría un neoliberal puro). Sé que es criticable mi concepto, pero considero que uno debe partir de éste para analizar el impacto de un gasto austero sobre el crecimiento.

En México el gasto neto total para 2019 es de 5.8 billones de pesos ($5,838,059,700,000.00) cerca de 4% mayor, en términos reales, con respecto al 2018 (que en términos nominales fue de $5.5 billones). Desde este punto de vista, en la 4T hay prudencia mas no austeridad cuando se compara con el año inmediato anterior.

Así, el reducir salarios, rentas, cerrar oficinas (para bien o para mal), reducir el gasto en algunos rubros (también para bien o para mal) para redirigirlos a otras prioridades (transferencias directas), no es austeridad desde mi definición. Es más bien una redistribución de gasto; pero insisto, no es austeridad. Es verdad, la burocracia es más austera ahora, pero no el Estado definido como el total del gasto público.

 

Desde la perspectiva del gasto neto total real, en la 4T hay prudencia, mas no austeridad cuando se compara con el año inmediato anterior

 

Por otro lado, es menester decir que ha habido subejercicio del gasto en el primer semestre, y esto pudo haber afectado el crecimiento, pero ello no contradice mi concepto de austeridad. Al cerrar el año estaré más seguro de decir si la 4T es austera o no en gasto público.

Ahora bien, dicho esto, desde el punto de vista macro, los libros de texto reconocen el poder multiplicador del gasto público de manera uniforme. Sin embargo, se sabe que el potencial del multiplicador no es uniforme en los rubros distintos del gasto.

En general hay evidencia que el gasto en infraestructura genera más demanda agregada que el gasto corriente. En el caso de reducción de salarios y burocracia para incrementar las transferencias directas puede ser loable, pero en términos de impulso a demanda agregada no es claro, lo que es más, uno esperaría que el impacto sea neutral, pero esto  al final es un asunto empírico que habrá que estimar hacia la mitad de esta administración.

En suma, se puede decir que la burocracia en la 4T es más austera, pero no la actividad gubernamental pues el tamaño del gobierno permanecerá exactamente igual al final de este año, medido como gasto neto total como proporción del PIB. Esto, debo insistir, puede ser positivo, pero hay que ser cauteloso con lo que se afirma.

Por ello, afirmar, como lo hizo el presidente en su mañanera del 31 de julio, que la austeridad genera crecimiento (0.1% #&%!?) pues muestra que dejarle la interpretación de los indicadores económicos a un político, es como dejar la paz a un militar.