La explosiva renuncia de Urzúa y la llegada de Herrera "a pesar" de López Obrador

09-07-2019 21:31 Por Arena Pública

La carta de renuncia del secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, y las palabras de López Obrador al recién nombrado, Arturo Herrera, son reveladoras del momento que vive el gobierno.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy en Palacio Nacional que Arturo Herrera será el nuevo secretario de Hacienda.

¿Por qué es importante?: La renuncia de Carlos Urzúa como secretario de Hacienda, a tan solo 221 días de iniciado el gobierno de López Obrador, y la llegada de Arturo Herrera dejan ver señales importantes sobre la conducción futura de la economía bajo el gobierno de López Obrador.

¿Qué ocurrió? Carlos Urzúa presentó esta mañana su carta de renuncia al Presidente López Obrador, misma que dio a conocer -a las 11:15 hrs- a través de su cuenta de Twitter:  

Los detalles: Aunque la carta solo contiene cuatro párrafos, es inusualmente dura para la renuncia de un funcionario de alto nivel, en un cargo de máximo impacto. Más allá del primer párrafo en el que anuncia su renuncia, el segundo párrafo es clave para entender la razón de su decisión y que debe preocupar a su sucesor: "Discrepancias en materia económica hubo muchas. Algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento..."

En el tercer párrafo Urzúa desnuda su propia incapacidad política, el otro factor que le lleva a renunciar, para manejar una posición pública de alto nivel con grupos de interés que conoció de antemano, desde la campaña presidencial, y con un presidente cercano al que -supuestamente- conocía bien.  "...Me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés".

En el cuarto párrafo, Urzúa escribe: "me veo orillado a renunciar", confirmando a un secretario de Hacienda que quedó al margen, según publicó Arena Pública en un reporte del 27 de mayo.

Las cifras hablan: El peso mexicano resintió la noticia de la intempestiva renuncia del secretario de Hacienda a media mañana. El peso se depreció 2% y a esta hora se cotiza en 19.15 pesos por dólar; una caída de 1.3%. 

El estado de las cosas: Carlos Urzúa es un destacado economista y un reconocido académico quien, por segunda ocasión -fue secretario de Finanzas en la Ciudad de México con López Obrador entre finales de 2000 y julio de 2003- abandona un cargo público similar, dejando en entredicho sus capacidades políticas para enfrentar una responsabilidad de alto nivel.

Ya un alto funcionario público que participó en la formación del gobierno de López Obrador dijo en mayo pasado que Urzúa fue la tercera opción del Presidente para ocupar el cargo. El mismo funcionario -que pidió el anonimato- dejó en claro que la incapacidad política de Urzúa haría muy difícil que lidiara con un presidente como López Obrador.

¿Qué hay que ver?: El nombramiento de Arturo Herrera como secretario de Hacienda, en sustitución de Carlos Urzúa, si bien no es sorpresivo, sí culmina su distanciamiento con el presidente López Obrador, quien ya le había desmentido públicamente en un par de ocasiones. El diario británico Financial Times publicó que la credibilidad de Hacienda estaba en entredicho después de los desmentidos del Presidente.

¿Es una buena señal -entonces- que López Obrador se haya decantado por Herrera -un economista reconocido en los mercados por su experiencia y compromiso fiscal- a pesar de que el subsecretario no era su favorito? Pareciera que sí, dado que López Obrador pudo nombrar a cualquier otro cercano a su proyecto. Sin embargo AMLO habría optado, con rapidez, por Herrera reconociendo los riesgos que implica el nombramiento de cara a los mercados y a los asuntos urgentes por resolver, comenzando por la situación financiera de Pemex. 

La reacción política de AMLO pareció reconocer la importancia de enviar un mensaje seguro a los mercados. Una nota del diario Wall Street Journal -que cita a un funcionario cercano a Urzúa- dice que "el presidente prometió una mejor coordinación con Herrera".

Sin embargo, las inquietudes persisten. Hay que poner atención a las últimas palabras de López Obrador a Herrera, en su mensaje difundido a las 12:02 hrs en redes sociales: "Te agradezco mucho que aceptes esta encomienda, este encargo -no solo cargo- y estoy seguro que vamos a continuar haciendo las cosas bien, como vamos hasta ahora", le dice AMLO, enfatizando el término "encargo" cuando se refiere a políticas de redistribución del ingreso para enfrentar la desigualdad, un asunto que -para algunos economistas críticos- representaría mayor laxitud en la política fiscal.

El factor más importante: Arturo Herrera es un economista de la Universidad Autónoma Metropolitana y candidato al doctorado por la Universidad de Nueva York con una trayectoria importante en finanzas públicas tanto en la Secretaría de Hacienda como en el gobierno de la Ciudad de México y, recientemente, en el Banco Mundial. Sus capacidades para el cargo no están bajo duda, como tampoco su cercanía con los inversionistas.

A diferencia de Urzúa, es conocido por sus colegas y subordinados por sus habilidades políticas, su agresividad y carácter impulsivo que le lleva a tomar riesgos; habilidades que podrían mejorar el clima heredado en Hacienda y en la relación con el sector financiero. Herrera es protagonista y gusta de relacionarse con los medios de comunicación, a diferencia de Urzúa.

Pero la pregunta central es si Herrera será capaz de convencer al Presidente de la importancia de dar certidumbre al entorno empresarial con medidas predecibles y razonables; de convertirse en un hombre de confianza del Presidente. De no hacerlo, las consecuencias serían impredecibles para la economía.

Un reporte de BBVA dice, en ese sentido, "Para no tener un desenlace similar, en nuestra opinión, el secretario Herrera deberá contar con un mayor apoyo y una mayor independencia. Que Herrera se mantenga en el gobierno resulta fundamental para la percepción de los mercados quienes verán en el nuevo Secretario como “la última bala”.