Gobierno busca restar presiones de corto plazo sobre Pemex para librar recorte a la calificación

14-05-2019 12:07 Por Arena Pública

El 27 de mayo anunciará un paquete complementario de refinanciamiento de deuda, sumándose al firmado ayer por 8 MMD.

El presidente López Obrador y el secretario Carlos Urzúa en Palacio Nacional en el anuncio de acciones para fortalecer a Pemex el 13 de mayo (Foto: LopezObrador.com)

¿Por qué es importante? Los ojos de los inversionistas están puestos en la situación y planes de Pemex, por su alto impacto para su futuro inmediato y para las finanzas públicas de México. La petrolera estatal tiene frente a sí la guillotina de las calificadoras para recortar la calificación de su deuda al grado de bonos basura.

¿Qué ocurrió? Ayer Pemex anunció la firma de una carta compromiso con HSBC, JP Morgan y Mizuho para refinanciar deuda por 2,500 millones de dólares, y renovar dos líneas de crédito revolventes hasta por 5,500 millones de dólares. Con este anuncio, Pemex busca enfrentar sus vencimientos de deuda programados para este año y principios del próximo.

El refinanciamiento anunciado de la deuda es por un plazo de 5 años y una tasa de 4.85% (Tasa libor -de 2.5%- más 235 puntos base). Las líneas de crédito revolventes se otorgan por un plazo de 5 años.

Hoy, en la convención de aseguradores, el subsecretario Arturo Herrera dijo que el gobierno prepara un paquete complementario, al anunciado ayer, para atender el problema de corto plazo de la empresa y mejorar el perfil de vencimiento de la deuda de Pemex. El anuncio de este segundo paquete se hará el 27 de mayo.

Con estas operaciones el gobierno trata de aliviar la presión sobre las finanzas de la petrolera estatal para el corto plazo. 

Las cifras hablan  La deuda de Pemex con inversionistas y bancos ascendió a 106,502 millones de dólares al 31 de marzo de 2019. En su reporte al primer trimestre Pemex señala vencimientos de deuda en moneda extranjera por 7,919 millones de dólares para este año; y de 3,005 millones de dólares para el primer trimestre de 2020.

El estado de las cosas El presidente López Obrador ha reiterado su prioridad de rescatar a Pemex; esta garantía es un factor crucial para el refinanciamiento y la renovación de las líneas de crédito bancarias anunciadas ayer. Para la banca internacional es un crédito con garantía del gobierno federal.

Sin embargo Hacienda ha reiterado -incluyendo al secretario Carlos Urzúa- que el rescate financiero de Pemex desde el gobierno federal con recursos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), está "sujeto a un plan de negocios convincente", publica hoy Reforma aludiendo a fuentes de Hacienda. Para realizar esta transferencia de recursos el Congreso deberá aprobar cambios a la Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

El subsecretario Herrera dijo que el Plan de Negocios de Pemex se presentará en la reunión del Consejo de Administración de Pemex de julio próximo.

Entre líneas Con los anuncios sobre la deuda bancaria, el gobierno federal busca desactivar la presión de corto plazo sobre las finanzas de Pemex. Estas acciones eran necesarias y esperadas, dado que se realizan año con año. Una lectura de los rendimientos de los bonos de Pemex muestran que nada ha cambiado sustancialmente y estos bonos siguen pagando rendimientos relativamente altos.

Los inversionistas y calificadoras esperan anuncios del rescate ofrecido con montos de capitalización en un rango de 12 mil a 17 mil millones de dólares (Fitch), un plan de inversiones acorde a las metas de producción petrolera establecidas en el PND, y una estrategia tributaria que le reste presión a las finanzas y libere recursos para la petrolera.